“Soy de la Acción Católica hace 65 años”. Un hermoso testimonio en nuestra Arquidiócesis.

Mi nombre es Mercedes Noemí Casis de Villa  tengo 73 años de los cuales, por lo menos 65 años he sido militante de Acción Católica. Perdón SOY MILITANTE.

Entré muy niña a la institución, en mi pueblo La Paz, mi madre y mi abuela eran de Acción Católica así que era natural que con mis hermanos pasáramos a formar parte de ella.

A los 12 años pasé a las Aspirantas y allí recibí la oficialización. Que 2WhatsApp Image 2017-07-31 at 09.24.15orgullo era llevar en el pecho el distintivo verde de la A C, que cambiaba de color al pasar a juveniles a los 16 años y la cruz se convertía en azul.

En las reuniones se meditaba el Evangelio y se preparaban temas de formación que nos daban los elementos para poder salir a dar razón de nuestra fe ante el mundo. Allí aprendí que un cristiano debe estar listo para  llevar el mensaje del Evangelio  en cada situación de nuestra vida y para ello era necesaria la Oración, Formación y la Acción.

Recuerdo que ya desde las juveniles estudiábamos las Encíclicas, los Documentos Conciliares,  la Palabra del Santo Padre, las verdades de nuestra Fe que luego llevábamos a las capillas de los barrios de La Paz.

En unas vacaciones en La Paz organizamos una especie de colonia de vacaciones, eran los años 60, para que los niños tuvieran algo distinto para hacer es sus vacaciones. Le enseñamos canto, folklore, dibujo aparte de catequesis.

Siempre se  insistía en que la reunión no era para ir a pasar un momento agradable y “calentar sillas “ sino para alimentarnos  de la palabra de Dios y de la Iglesia  y lanzarnos al apostolado.”Juventudes de Cristo es el llamado que convoca a la Acción resonó…..

Por la Acción Católica nos conocimos con mi esposo y fundamos un hogar bajo la tutela de Cristo Rey  nuestro Patrono. En todos los destinos que tuvo por su trabajo continuamos trabajando por la extensión del Reino de Dios en la Acción Católica , sabiendo que adonde lleguemos había una familia que nos esperaba LA ACCION CATOLICA.

Dios me llamo a ser dirigente en casi todos los destinos y me pasaba que la mayoría de las socias eran señoras de mucha más edad que yo, podrían ser mi madre, pero me sentí querida y aceptada y muchísimas veces llevaba a mis hijos chicos a las reuniones en su cochecito o con juguetes para entretenerlos. El hecho de tener  una familia numerosa no fue impedimento para colaborar en la parroquia en todo lo que fuera necesario.

Si en algo he podido servir a la Iglesia  en catequesis, Liturgia, pastoral familiar, grupos de evangelización, fue porque la Acción Católica nos dio Oración, Formación Y Acción. A ella le debo todo lo que soy y nunca podré agradecer al Señor la gracia de ser llamada formar parte de ella.

Con que alegría y fuerza se renueva el dia de Cristo Rey el compromiso asumido hace ya tantos años al recibir el distintivo, de ser testigo de Jesús en la familia, en el ambiente en que el Señor me llame a servir.

La pertenencia a esta Institución de Iglesia  marca a fuego y no se puede mirar atrás, hay que seguir siempre adelante hasta ser “condecorada por el Divino Jefe con la Cruz azul acero de los héroes de la Acción Católica.”

Hagamos nuestras las palabras de nuestro Papa Francisco “¡Contagien la alegría de la fe! No caigan en la tentación del estructuralismo. La pasión católica, la pasión de la Iglesia es vivir la dulce y confortadora alegría de evangelizar”

“Que la Acción Católica esté presente en el mundo político, empresarial, profesional, en las cárceles, los hospitales, las villas, las fábricas”, pidió el pontífice para que no se transforme en una institución de “exclusivos que no le dice nada a nadie, y tampoco a la misma Iglesia”